Casa Alef

Logo-Casa-ALEF-horizontal
[DISPLAY_ULTIMATE_SOCIAL_ICONS]

El tema que voy a tratar es uno muy complicado, ya que mucha gente dice tenerlo pero nunca llegan a sentirlo, efectivamente me refiero al “amor”, siguiendo en la misma línea del no sentirlo, habría que problematizar las relaciones toxicas, los divorcios; por una parte tenemos el “querer”, respecto a esta palabra, no siempre lo que quieres te va a gustar, como por ejemplo la música: No siempre vas a querer escuchar el álbum de una banda, vas a cambiarlo porque también te gustan otras bandas.

Ahora; cabe mencionar que viéndolo desde una perspectiva de los significantes, siempre va a ver un faltante, para ejemplificar esto es tan sencillo como escuchar un “te quiero” y ahí es donde haría falta este significante y es cuando surge el cuestionamiento del ¿para qué me quieres?

¿Qué pasa con estas relaciones que apenas llevan uno o dos meses de noviazgo y ya se dicen “Te amo”? ¿sienten que las palabras no les alcanzan y es por eso que ocupan esta tan sencilla y tan común frase para poder compensarlo?, pero como he dicho antes ¿realmente lo sienten?

Cambiando de tema y al hacer mención de teorías sobre el amor, nos podemos encontrar varias como la del hilo rojo (todos tenemos un hilo rojo el cual nos une a otra persona para estar junto a ella por el resto de nuestras vidas), el amor a primera vista, etcétera; si, podremos encontrar una atracción física, mental, labia, pero si reflexionamos es un querer, un capricho para tenerlo y ¿Cuándo es donde sentimos el amor?

Para responder esta última pregunta, me voy a enfocar en los sentidos, primero voy a empezar con la vista:

¿Qué nos atrae de esa persona? Su físico, y la mayoría de los casos nos fijamos en eso por el recuerdo de una madre o padre, tanto nos fijamos en sus ojos, como en su cabello, sus labios; y claro, ante los ojos correctos, aun con tus “defectos”, siempre serás vista de una forma hermosa.

A su vez, hago mención del sentido del oído, ¿Qué pasa aquí? ¿Nos conformamos con la voz? No, cuando empiezas una relación con la persona que quieres, algún día te recargaras sobre su pecho y los latidos de su corazón serán tan relajantes como una melodía y nunca desearas dejar de escuchar (lo); si también la voz es importante pero esa la puedes escuchar en cualquier sitio (cerca de esa persona).

El siguiente seria el olfato, recuerdo en mis primeros semestres de la universidad, una docente me dijo que dejara de usar perfume (y lo ocupe solo en ocasiones especiales), porque cuando conozca a alguien y un día se me olvide ponerme perfume o cambie de marca, puede que a esa persona solo le atraía el aroma de la loción; y así fue, una vez me pasó, lo deje de usar y esta persona me dejó de hablar y en una charla le pregunté y me comentó que le recordaba a alguien (a su padre, porque el usaba esa marca), desde ahí hice mío aquel comentario.

Por: Ángel Guzmán

Estudiante 6to semestre en Psicología

Un comentario

  1. Eso que mencionas es muy cierto, aunque varía de persona a persona, y más sucede en los primeros intentos de tener novia, estando muy joven, muchos nos equivocamos al creer que un enamoramiento es amor verdadero y al paso del tiempo todo se diluye, no hay como conocer a la persona y a su vez que ella nos conozca, siendo siempres sinceros con lo que hablamos y en nuestras actitudes, todo esto con todos lo medios de comunicación que tenemos los humanos, ya se con señas o hablado.

    Muchas felicidades, es el inicio de una buena empatía.

×